Dark Light

—Al fin llegó el día en que Pipo y Rolando, junto a sus compañeros de instrucción, fueron ordenados caballeros de la orden de la Esperanza —prosiguió el vagabundo a la noche siguiente—. El gran maestre ofició la ceremonia. Amaniel fue tomándoles juramento uno a uno.

—Sea cual sea la situación en que te encuentres, ¿Juras no perder jamás la esperanza, manteniendo siempre viva su llama?

—Sí, juro.

—¿Juras defender la paz, la bondad y la justicia?

—Sí, juro.

—¿Juras combatir la iniquidad, la maldad y la injusticia?

—Sí, juro.

CONTINUARÁ…